Gracias por visitarnos

ultra  Que es la Arqueoastronomía?  (Segunda parte)

Principal / Astronomía / Al Sur del Universo

Al Sur del Universo, te cuenta: ¿Qué es la Arqueoastronomia? (Segunda parte)

Sintetizando la primera parte de esta nota, les recuerdo que la Arqueoastronomía, es la ciencia que estudia la astronomía de los pueblos antiguos a través del descubrimiento, estudio, y comprensión de los magníficos monumentos megalíticos (grandes piedras), que nos legaron. Se sabe de muchas culturas antiguas que erigieron imponentes estructuras creadas con fines rituales y astronómicos, y la orientación y ubicación de estas construcciones se basaba casi siempre, en objetos o acontecimientos astronómicos importantes, como las posiciones de brillantes estrellas, los planetas, los puntos del horizonte por donde se veía la salida y puesta de la Luna y el Sol, y los solsticios y equinoccios. Ya hablé sobre Stonehenge, y hoy resumidamente, les cuento sobre otros hallazgos arqueoastronómicos asombrosos. Vayamos hasta las Islas Hébridas, exactamente a Callanish. Existe allí una serie de piedras dispuestas en forma circular, en cuyo centro hay un gran menhir (significa "piedra larga", y que yace erecta). Del círculo de piedras hacia fuera, parte 4 hileras de piedras orientadas hacia los 4 puntos cardinales, y también hay otras piedras alineadas según los puntos de salida y puesta del Sol y la Luna. En Carnac, Francia, encontramos vestigios arqueoastronómicos fabulosos. Montículos artificiales, dólmenes, círculos e hileras de piedras, constituyen el mayor conjunto megalítico conocido. Al Este de la pequeña aldea de Le Ménec, situada al norte de Carnac, se ubica el punto de partida de 4 avenidas múltiples de menhires ordenados en 11 hileras paralelas que se alejan en dirección noreste. Cada hilera contiene alrededor de 1000 piedras. Si bien existen diferentes teorías respecto a su función, una de las hipótesis más plausibles indican que dichas alineaciones de menhires, montículos de tierra, y megalitos, eran utilizados para hacer observaciones astronómicas, midiendo y siguiendo los movimientos aparentes del Sol, las estrellas, y en especial de la Luna. Otro imponente monumento megalítico de Europa, está emplazado en las afueras De Locmariaquer. Se trata del monolito conocido como "Piedra de las Hadas". Hoy yace en ruinas, y se cree que fue derribado por un temblor o un rayo. Medía más de 20 metros de altura y se trataba de un punto focal para registrar los movimientos de la Luna. Continuando en Europa, otras maravillas megalíticas se ubican junto a un meandro del río Boyne, en Irlanda. Allí hay un cementerio prehistórico con más de 25 galerías funerarias conocido como Curva del Boyne, y una de sus tumbas más suntuosas es Newgrange, toda una reliquia arqueoastronómica. Si uno la visita, lo primero que llama la atención es la gran abundancia de tallas en las rocas, tanto de la bóveda, del suelo, como del exterior. Abundan los motivos en espiral, círculos, y zigzag. Estudiosos que analizaron más de 700 de estas tallas, llegaron a la conclusión de que la mayoría de ellas representan observaciones astronómicas, y que Newgrange, entre otras cosas, era el mayor y más antiguo calendario solar del mundo. La estructura está orientada de modo tal, que en el amanecer del solsticio de invierno, el Sol naciente, penetra en el interior de la tumba por una estrecha abertura, y los rayos solares recorren la totalidad de la galería hasta iluminar el corazón de la cámara. El solsticio de invierno es el día más breve del año y marca el comienzo del año nuevo, cuando las fuerzas vitales reaniman a la tierra adormecida. Queda mucho más por comentar sobre otros magníficos hallazgos arqueoastronómicos, y en una tercera parte les hablaré sobre algunos de los existentes en América y África. Como vemos, sucesivos descubrimientos demuestran, que el hombre prehistórico no era ni tan simple ni tan bárbaro, sino que poseía conocimientos y habilidades que escapan a nuestra imaginación.

Dalila Giampalmo