Gracias por visitarnos

ultra  Lluvias Meteóricas

Principal / Astronomía / Al Sur del Universo

AL SUR DEL UNIVERSO TE CUENTA: Lluvias Meteóricas

Dalila Giampalmo

En noches bien oscuras y preferentemente en sitios apartados de centros urbanos, es posible ver con frecuencia una "estrella fugaz" que generalmente acontece solitaria. Pero también en determinadas épocas del año suelen ocurrir las denominadas "lluvias de estrellas", o más correctamente Lluvias Meteóricas que se originan cuando la Tierra se encuentra con un grupo de partículas que también están orbitando al Sol.
Se conjetura que esas partículas sólidas de hielo y polvo, son los remanentes de cometas que alguna vez atravesaron el sistema solar interior. Esos grupos de micrometeoroides al penetrar en la atmósfera terrestre se friccionan con la misma y se encienden. Una ilusión óptica nos hace creer que todos los fragmentos emergen de un único punto en el cielo denominado "radiante", pero en realidad su trayectoria es paralela. Como analogía para comprenderlo piensen en una ruta. Cuando vamos viajando sobre ella sabemos que sus bordes son paralelos, pero si miramos esa misma ruta hacia el horizonte, nos da la sensación de que sus bordes se juntan y convergen en un único punto. Del mismo modo actúa la perspectiva en relación con las lluvias meteóricas.

Esta breve introducción para contarles que desde el Jueves 5 de Mayo a la madrugada, hasta el Viernes 6 de Mayo, la Tierra cruzará la órbita del famoso cometa Halley, y la zona del espacio en la cual se produce el cruce, está minada de partículas de polvo y hielo que alguna vez pertenecieron al famoso cometa y que por milenios fueron desprendiéndose del mismo y desparramándose a lo largo de toda su órbita alrededor del Sol. Esas pequeñas partículas cometarias penetran luego en la atmósfera terrestre atraídas por la fuerza de gravedad de nuestro planeta, y caen a una velocidad de 60 km por segundo, es decir, casi 200 mil km por hora.
Debido entonces a la descomunal fricción con nuestra atmósfera, dichas partículas se queman y originan gran cantidad de "estrellas fugaces", fenómeno más correctamente denominado Lluvia Meteórica.

La que se producirá los días 5 y 6 de Mayo fueron bautizadas como "Eta Acuáridas", debido a que sus meteoros parecen, por un fenómeno de perspectiva visual, emerger de una puntual región del cielo cercana a la estrella Eta de la constelación de Acuario.

La parte más interesante de este espectáculo astronómico se producirá en las madrugadas del Jueves 5 y el Viernes 6 de Mayo entre las 3 y las 7 de la madrugada. Todos aquellos observadores afortunados que habiten en regiones alejadas de grandes concentraciones de luces urbanas y con cielos diáfanos, podrán contemplar en su plenitud este fenómeno (excepto que se nuble, obviamente), avistando un promedio de 25 meteoros por hora, pero aquellos que vivan en grandes ciudades, sólo tendrán un visión muy reducida del mismo debido a la contaminación lumínica y atmosférica de sus cielos, y con suerte, podrán visualizar un promedio de 1 meteoro cada 10 minutos aproximadamente.

Las lluvias meteóricas son ideales para poder disfrutarlas a simple vista. Sólo se debe elegir un lugar abierto y oscuro, y mirar en dirección al horizonte Norte y hacia la parte más alta del cielo.

Otro fenómeno que acompañara a las Eta Acuáridas es la alineación de los planetas Neptuno, Urano, Marte, Mercurio y Venus, conjuntamente con los asteroides Juno, Vesta, la Luna y nuestra estrella el Sol. Estos 9 cuerpos celestes se alinearán sobre la eclíptica dentro de la longitud de 120° de la bóveda celeste.
Se inicia con Neptuno en la constelación de Capricornio, seguido de Marte y Urano en la constelación de Acuario, luego la Luna, Mercurio y el asteroide Juno en la constelación de Picis, y finalmente el Sol, Venus y el asteroide Vesta que estarán en la constelación de Aries. ¡Toda una inusual y maravillosa danza cósmica! Por supuesto, nuestros ojos solamente podrán advertir claramente a la Luna y Venus, dado que los demás astros están demasiado alejados para ser visibles, y ¡ni se les ocurra mirar al Sol sin protección!, pues además, nada notarán al respecto.

Como ven, la Naturaleza siempre saca de su galera alguna fantástica ilusión para maravillarnos.