Gracias por visitarnos

ultra Arrancándole sus secretos al Cosmos: Síntesis de noticias 2005 (Parte I)

Principal / Astronomía / Al Sur del Universo

AL SUR DEL UNIVERSO TE CUENTA: Arrancándole sus secretos al Cosmos: Síntesis de noticias 2005 (Parte I)

Dalila Giampalmo
(Guía profesional de astronomía)

 El año 2005 fue particularmente activo en cuanto a investigación espacial. Una gran cantidad de nueva información ha sido obtenida gracias a múltiples investigaciones realizadas tanto desde La Tierra, como a través de sondas de exploración, y si bien aún faltan procesar, analizar y comprender grandes cantidades de datos, lo cierto es que ya hemos podido arrancarle algunos secretos más a la fantástica naturaleza del Universo.

La siguiente pretende ser una síntesis de algunas de las informaciones más relevantes producidas en el corriente año. Que disfruten su lectura.

Sistema planetario en gestación

Un sistema planetario pero 100 veces más pequeño que nuestro Sistema Solar, fue descubierto por telescopios terrestres y el telescopio espacial Hubble.
El grupo de elementos gaseosos y sólidos que gira en torno a una estrella del tipo enana marrón, ha sido detectado en el área celeste correspondiente a la constelación del Camaleón, estando la citada estrella ubicada a unos 500 años luz de La Tierra.
El hallazgo fue encabezado por el astrofísico Kevin Luhman de la Universidad de Penn State, y según su opinión, dicho cúmulo de elementos está en proceso de convertirse en un sistema planetario similar al Sistema Solar pero 100 veces menor.
Este descubrimiento resulta intrigante para los científicos, dado que esta estrella enana marrón es hasta el presente, la más pequeña conocida con propiedades como para permitir la formación de planetas a su alrededor.

Las estrellas denominadas "enanas marrones" son más grandes que un planeta típico pero mucho más pequeñas que una estrella corriente como el Sol, definiéndoselas como: Grandes esferas de gases que no lograron acumular una masa suficiente como para desatar en su interior reacciones nucleares lo bastante poderosas como para encenderlas y brillar; de allí su mote de "marrones u oscuras".

Enanas marrones: ¿Cunas de la gestación planetaria?

Tras leer la información precedente, siguen asombrando las nuevas conjeturas de los astrofísicos.

Un nuevo estudio científico situaría los orígenes de la formación planetaria en torno a las estrellas denominadas "enanas marrones", astros más pequeños, fríos y oscuros. Al igual que el resto de las estrellas, éstas se forman por condensación gravitatoria de la materia, pero su masa es insuficiente como para desencadenar las reacciones nucleares que las hacen brillar.

Esta nueva hipótesis se genera a partir de los datos obtenidos gracias al telescopio espacial Spitzer de la NASA, y revelaría la idea de que los sistemas planetarios comenzaron a gestarse mucho antes de lo que hasta el presente se habría pensado. Esta investigación estuvo a cargo de un equipo internacional de científicos pertenecientes a la Universidad de Arizona, del Instituto de Astrobiología de Heidelberg, y del Observatorio Astrofísico de Arcetri en Florencia, Italia.

La investigación se centró en el estudio de estrellas de masa intermedia, comprobándose que al formarse la estrella, comenzaba a crecer a su alrededor un polvoriento remolino circular, y que partículas de dicho disco, eventualmente comenzarían a combinarse química y físicamente para formar planetas y asteroides.

Este equipo de científicos estuvo dirigido por Daniel Apai de la Universidad de Arizona, y comenzaron su estudio mediante el análisis del cuerpo de estrellas enanas marrones a través del espectro infrarrojo, detectando granos de polvo alrededor de las mismas.

Según dedujeron, la formación planetaria podría deberse entonces a un proceso que se daría en la mayoría de los discos circunestelares jóvenes, característica común en la evolución de sistemas planetarios en formación.

Apuntando a Venus

La sonda espacial Venus Express partió rumbo a dicho planeta en el mes de noviembre pasado, y estará en viaje durante unos 162 días hasta entrar en la órbita de Venus, el segundo planeta en orden a partir del Sol y el vecino más cercano de La Tierra. Se estima que permanecerá allá durante al menos 500 días.

La sonda se mantendrá realizando un movimiento elíptico sobre los polos venusinos pasando entre 250 y 66 mil kilómetros de altura sobre la superficie del planeta para comenzar a realizar el estudio más completo que se haya realizado hasta el presente acerca de la estructura, formación, dinámica atmosférica y evolución del vecino mundo.

Uno de los tantos interrogantes para los que se desea hallar respuesta es por qué La Tierra y Venus han evolucionado de manera tan diferente estando relativamente cerca uno del otro y teniendo un tamaño, masa, y gravedad muy parecidos.
Otro de los puntos clave de las investigaciones será analizar y comprender el terrible Efecto Invernadero que sufre dicho planeta, cómo ello ha afectado dramáticamente su clima, y como tomar conocimiento y conciencia de lo que podría pasarle a la Tierra de continuar nosotros incrementando con la contaminación de nuestra atmósfera, generando un efecto invernadero local que podría resultar devastador en un futuro no muy lejano.

Con un costo de 220 millones de euros, la Venus Express fue construida según el diseño de su sonda predecesora, la Mars Express lanzada en diciembre del año 2003, diferenciándose de aquella solamente por un nuevo instrumento de monitoreo que llevará a cabo varios estudios.

Telescopio SALT: un gran "salto" para la astronomía

Sudáfrica ha instalado el SALT (sudafrican large telescope), el mayor telescopio del hemisferio sur terrestre. Este instrumento permitirá a los científicos intentar captar las radiaciones emitidas durante los primeros segundos de existencia del universo.
Mide 11 metros de diámetro y será capaz de detectar desde la Tierra por ejemplo, la luz de una vela situada sobre la superficie de la Luna.

El SALT ha sido instalado en Karoo, un remoto desierto ubicado al sur de África, y el gobierno sudafricano invirtió 30 millones de dólares en este emprendimiento.

Galaxia nueva: enigmas nuevos

Un astrónomo italiano llamado Massio Stiavelli, descubrió una galaxia cuya edad estima en 1000 millones de años y cuya masa sería unas 8 veces mayor que la de la Vía Láctea, nuestra galaxia.
Esta nueva galaxia fue bautizada HUDF-JD2 y se estima que al analizar sus características, podrían revelarse algunos cuantos enigmas acerca de la temprana formación de las galaxias en el joven universo.

Este hallazgo fue posible gracias al uso de los telescopios espaciales Hubble y Spitzer a través de sus dispositivos en infrarrojo.

Sintetizando mucho sus respectivas historias, recordemos que el telescopio espacial Hubble fue puesto en órbita el 14 de Abril de 1990 y que desde entonces ha efectuado unas 700 mil observaciones astronómicas, gran parte de ellas muy relevantes.

El Spitzer por su parte, es en realidad una especie de observatorio espacial en infrarrojo capaz de detectar imágenes de los confines más remotos del cosmos; fue lanzado en el año 2003 y estará en funciones hasta el año 2008. Ambos participan del programa "Orígenes" de la NASA, cuya misión es averiguar cómo se formó el Universo.

Esta nueva galaxia descubierta por Stiavelli, parece haber surgido al poco tiempo de acontecido el Big Bang (teoría que intenta explicar como se originó el universo), y debido a sus extrañas características (dado que posee mucho mayor peso y masa que otras galaxias de su "edad"), da otro indicio respecto a lo poco que se conoce con certeza acerca de nuestro infinito y enigmático Universo.

Apunten al "Dios de la Guerra"

Durante el pasado año 2005, la NASA envió nuevamente otra sonda de exploración al rojizo planeta Marte. El nombre del ingenio es MRO (Mars reconnaissance orbiter). Pesa 2 toneladas y es transportada por el Atlas 5 para una misión de 25 meses durante los cuales buscará más indicios de agua sobre la superficie marciana, y también sitios posibles para el descenso de humanos.

Se estima que la MRO llegará a posarse sobre Marte para el próximo mes de Marzo del año 2006. Orbitará a unos 313 km por sobre la superficie marciana y desde allí recogerá datos para estudiar y comprender más la geología y el clima del rojo mundo.
Este orbitador es capaz de enviar a La Tierra diez veces más información por minuto que cualquier otro precedente. Posee un espectrómetro de última generación destinado a detectar minerales vinculados a la existencia de agua, también un radiómetro para analizar polvo atmosférico, vapor de agua y temperatura, y un radar de origen italiano para detectar agua en el subsuelo. Posee además 3 cámaras: una junto al telescopio de mayor diámetro, otra para preparar imágenes de alta resolución y la tercera para hacer un mapa climático de Marte.

La MRO se unirá así a los anteriores exploradores: la Mars Global Surveyor, la Mars Odyssey, y el Mars Express, ingenios que ya han trabajado o están trabajando sobre Marte intentando develarle los secretos a este vecino "Dios de la guerra".

Chismes sobre meteoritos

El Chaco, "imán" para meteoritos.

A fines del mes de Septiembre del 2005 llegó a la provincia del Chaco, a la zona conocida como Pampa del Cielo, un equipo de científicos de la NASA para encarar la búsqueda de meteoritos de gran tamaño que estiman podrían aún permanecer ocultos bajo tierra.

La comisión estuvo encabezada por William Cassidy, investigador quien halló en la década de los 60 al popular meteorito conocido como "El Chaco" de casi 37 toneladas de peso.
Cassidy descubrió en su última investigación, un meteorito que pesó exactamente 14.850 kilos pasando a convertirse en el octavo más grande del mundo.

Esta roca celeste fue hallada 7 metros bajo tierra cuando una pala excavadora de vialidad provincial trabajaba en la zona; su descubrimiento causó gran algarabía entre los integrantes del equipo de investigación, entre ellos voluntarios chaqueños, y todos de inmediato comenzaron con la limpieza del contorno de este objeto que se estima tiene entre 7 y 10 toneladas.

Este nuevo meteorito, aún sin nombre, será emplazado exactamente en el mismo lugar en el cual fue hallado, es decir, en el sudoeste chaqueño a unos 300 km de Resistencia, Chaco.
El hallazgo aumentó las ilusiones de encontrar algún día el mitológico "mesón de hierro", objeto que figura entre los relatos de los aborígenes y que se cree que existió en verdad, tratándose de un objeto de peso excepcional. Sólo el tiempo y la paciente búsqueda dirán si tal objeto existió en realidad.

¿Un meteorito podría alterar el clima terrestre?

Científicos de la División Italiana de la Antártida, detectaron la entrada a la atmósfera terrestre de un cuerpo celeste que, al desintegrarse, produjo una intensa nube de polvo. Dichas partículas podrían afectar el clima.

Los efectos de la entrada de dicho meteorito fueron registrados desde la estación australiana de Davies, por un potente instrumento de observación conocido como LIDAR (Light detection and ranking), sensor que mide la densidad atmosférica, la temperatura, y la densidad del viento, y que trabaja en forma similar a un radar.

Este instrumento detectó una señal extraña procedente de unos 30 km. Se trató de la entrada de un asteroide que luego habría impactado contra el suelo antártico a unos 1500 km al Oeste de la estación de observación.

Se estimó que dicho meteorito medía unos 10 metros de diámetro con una masa de unas 1000 toneladas. Si no se hubiese desintegrado al penetrar la atmósfera, su efecto al impactar habría sido equivalente al de la bomba lanzada en Hiroshima.

Las partículas de polvo dejadas por el meteorito son 100 veces mayores de lo que se creía, y formaron e la estratósfera una nube de polvo de 200 km de ancho por 75 km de largo, y dichas partículas durante las siguientes semanas a la explosión, fueron cayendo como lluvia sobre el suelo, estimándose que esto puede tener un papel importante en el comportamiento de la atmósfera y en consecuencia del clima en la Tierra. Los científicos australianos continúan las investigaciones y procederán al análisis de las muestras de polvo recogidas. Se espera que los análisis permitan validar modelos de circulación atmosférica y así poner a prueba varias teorías referidas al impacto que los grandes meteoritos tienen en el clima y en la capa protectora del ozono de La Tierra.

Argentina posible sede del mayor radiotelescopio del mundo

Argentina se halla en las instancias finales de la competencia para lograr ser sede del radiotelescopio más grande del mundo, el SKA (Square Kilometre Array), instrumento que permitirá escudriñar el origen mismo del universo gracias a su muy alta sensibilidad, 100 veces mayor a la de cualquier otro telescopio actual.

Este megaemprendimiento comenzaría a construirse en el año 2010 con una inversión de 1000 millones de dólares y estaría a cargo de un consorcio integrado por 15 países.

Cualquier país donde finalmente se instale el SKA dará un gran salto tecnológico. Por ejemplo: necesitará fibra óptica para la transmisión de datos que se hará a altísima velocidad: 1 millón de veces más rápido que el actual servicio de Internet en Argentina. Habría que hacer nuevas obras en cuanto a caminos, tendido de líneas de alta tensión, entre otras muchas cosas.

El SKA, concebido en 1990, está considerado como un instrumento revolucionario para la Radioastronomía; permitirá explorar los confines del Universo y brindará datos acerca de cómo nacieron las primeras estrellas, las galaxias y otras estructuras celestes. También estudiará las primeras moléculas orgánicas que originaron la Vida y su posible diseminación en el espacio, es decir, enfocará también la búsqueda de vida extraterrestre. Su alta resolución permitirá determinar si existen otras remotas estrellas similares al Sol con sistemas planetarios semejantes al que habitamos nosotros.

Un equipo de científicos del país está trabajando arduamente para lograr reunir la voluminosa documentación requerida para poder postular a nuestro país como sede. A finales del mes de Diciembre pasado venció el plazo de presentación para todos los candidatos. Hacia finales del 2006 se conocerá finalmente al afortunado país que será la sede del SKA.

En Argentina un posible sitio de instalación para el SKA está en San Juan. Allí se levantaría el núcleo del radiotelescopio que tendrá 5 kilómetros de diámetro. Di dicho núcleo salen imaginariamente 5 brazos en espiral que se extenderían unos 3000 km hasta llegar a Brasil, y en su trayectoria habrá estaciones repetidoras que contarán con 10 o 15 antenas cada una. En total se calcula que deberán construirse unas 5 mil antenas para lograr captar la radiación electromagnética proveniente del Cosmos.

Aunque Argentina finalmente no sea electa como sede para el SKA, de todos modos ha dado un gran salto demostrando al mundo que contamos con muy buenos lugares para albergar este tipo de equipos y además con gente perfectamente capacitada para realizar las tareas.