Gracias por visitarnos

ultra "Astronomía versus Astrología"

Principal / Astronomía / Al Sur del Universo

AL SUR DEL UNIVERSO TE CUENTA: "Astronomía versus Astrología"

Dalila Giampalmo
(Guía profesional de astronomía)

Cada vez que llega Diciembre la gente está cargada de ansiedades. Navidad primero y Año Nuevo después concitan la atención, y ya pasadas estas celebraciones todos los que pueden se preparan para tomarse unas merecidas vacaciones. ¿Qué tendrá todo esto que ver con la Astronomía? se preguntará quizás algún lector. Pues directa e indirectamente existe una vinculación. Veamos.
Directamente todos estos acontecimientos están ligados a la época del Verano (para nosotros que habitamos en el Hemisferio Sur), una de las estaciones más esperadas del año. Y el Verano no es otra cosa que la resultante de los movimientos de La Tierra alrededor del Sol.
Nuestro planeta Tierra realiza un movimiento de traslación alrededor del Sol a lo largo de 1 año, lapso durante el cual se registran las 4 estaciones: Primavera, Verano, Otoño e Invierno.
Para explicar el origen de las estaciones debe recordarse que el eje de La Tierra está inclinado formando un ángulo de 23,5º con el plano de la eclíptica, y debido a esto los rayos del Sol llegan con diferente oblicuidad en el Hemisferio Sur o Norte para una misma latitud. Al mismo tiempo se percibe que la duración de los días y las noches es muy diferente en los meses de Invierno y Verano.
Debido también a la forma de nuestro planeta (que no es perfectamente redondo, sino que se trata de un geoide), éste recibe mayor radiación solar cerca de su ecuador, algo que no ocurre en los polos. Sumadas estas características, traslación, forme geoide, más inclinación del eje, sucede que cada vez que alguno de los polos terrestres apunta directamente al Sol, acontece el Solsticio de Verano.
 
Indirectamente ocurre por su parte un fenómeno curioso. Es frecuente que mucha gente ante la próxima llegada del nuevo año tenga curiosidad e inquietudes por conocer qué le deparará su "destino" y entonces decida con entusiasmo consultar con alguna de los tantas publicaciones de Astrología que hay en mercado.
Ya con el material en mano, la persona consultará cuáles son las "predicciones" para su Signo del Zodíaco en particular, por ejemplo Tauro, y leerá con avidez lo que "los expertos astrólogos" le dicen sobre su futuro.
Lo curioso y extraño es, teniendo en cuenta la época en la que vivimos, que tanta gente aún siga creyendo en esas cosas, y más llamativo aún es que casi todo el mundo sabe a que signo del zodíaco pertenece y conoce mucho más sobre Astrología que sobre Astronomía.
Todos los días alguien leerá su horóscopo en el diario, revista, o lo escuchará por radio, pero lo más probable es que nadie decida pensar si astronómicamente todo eso tiene algún fundamento científico o se trata de una fácil fantasía.
Entramos aquí de lleno en el tema: Astronomía Vs. Astrología. Como muchas personas aún confunden ambas disciplinas, vale aclararlas. La Astronomía es una Ciencia exacta, absoluta, un método riguroso de estudiar todos los objetos del Universo y comprender su existencia, composición, movimientos, distancias, etc.
La Astrología es solamente una cómoda manera de utilizar los datos que proporciona la primera para acomodar los "destinos individuales" y ante cualquier eventualidad echarle la culpa o las bendiciones al astro/s en cuestión que serán el/los "responsables" de lo que nos pasa.
Sin embargo tanto Astronomía como Astrología se desarrollaron a la par a lo largo de los siglos con Astrónomos profesionales y serios que también debieron actuar como Astrólogos (en algunos casos), para poder ganarse el sustento diario y curiosamente hasta cierto prestigio, ya que increíblemente la Astrología una pseudociencia sin real fundamento científico, gozó de más credibilidad durante muchísimo tiempo que la Astronomía, la verdadera ciencia. Esto llevó a que los Astrólogos se convirtieran en los hombres de consulta obligada de Reyes, Emperadores, conquistadores, y hasta el hombre común, creyendo que los astros regían sus destinos personales y el de sus Estados, reinados y naciones.
Uno de los Astrónomos más renombrados que debió recurrir a la Astrología para ganarse el sustento diario fue Johannes Kepler, el célebre descubridor de las Tres Leyes que regulan el comportamiento orbital de los planetas.
Este gran astrónomo alemán trabajó como astrólogo a sueldo siendo consultado por importantes hombres de estado, aunque íntimamente el propio Kepler sabía de la falsedad de las predicciones astrológicas que redactaba.
El tiempo pasó y afortunadamente ambas prácticas se separaron luego definitivamente gracias a la invención del telescopio y al gran impulso que Galileo y Newton dieron a la Astronomía con sus rigurosas investigaciones matemáticas y observacionales que posibilitaron comprender la naturaleza de los objetos celestes.
 
La Astrología en tanto, simplemente continuó invocando el influjo ilusorio de los astros sobre la psicología humana y los hechos de la vida cotidiana.
Actualmente Astronomía y Astrología están totalmente separadas, una como Ciencia exacta y sólida, la otra como práctica mística y fantasiosa que se "cuelga" de los datos que aporta la primera y los acomoda a su conveniencia.
 
Como ven, no deben dejarse engañar. Pero para comprenderlo mejor iremos viendo en el transcurso del año cuál es la verdad sobre los signos del Zodíaco (en realidad las constelaciones involucradas) y demás objetos celestes que se utilizan para crear los horóscopos. Hasta la próxima.